Integrantes: Gonzalo Lores. La finalidad de este trabajo es: Recordar al lector sobre lo que enseñan en quinto básico. Repasar lo que hemos aprendido. Repasar la materia iteractiva y educativamente. ¡GRACIAS!

Wednesday, November 30, 2005

Familias de palabras


Familias de palabras

Cuando aprendiste lo que era un morfema de base , te diste cuenta de que hay muchas palabras que comparten un mismo morfema de base o radical , el cual aporta el significado fundamental a la palabra.

Esto hace que estas palabras tengan un significado similar, no en el sentido de que sean palabras sinónimas que puedan reemplazarse unas a otras, sino en el sentido de que tienen relación con una misma temática. Veamos un ejemplo. La palabra mesa denomina a un mueble con una superficie plana y cuatro patas. Lo que aporta su significado fundamental es el radical mes , mientras que la a es el morfema gramatical que indica género femenino y además hay un morfema no escrito , que marca el singular.

Ahora, con el morfema de base mes pueden formarse varias palabras, que estarán relacionadas temáticamente con el mueble de cuatro patas:

- Mesita , que es una mesa, pero pequeña;
- Mesón , que es un mueble parecido a una mesa, pero más grande y a veces sin patas;
- Mesero , que es la persona que atiende las mesas en un restorán o similar. - Meseta , que es un accidente geográfico con forma plana, como una mesa.

Modos y Tiempos


Modos y Tiempos

El Modo es la forma en que se manifiesta la acción expresada por el verbo. En español los Modos verbales son cinco: el Modo Infinitivo, el Indicativo, el Potencial, el Subjuntivo y el Imperativo.
Cada uno de estos Modos posee a su vez distintos Tiempos, ya que las acciones pueden realizarse de una misma manera, pero en momentos diferentes. Revisaremos cada Modo de manera general, refiriéndonos a los Tiempos que puede presentar cada uno. (En la imagen: Bernardo Cisterna, campeón sudamericano de esgrima)

Infinitivo

Es aquel que representa el significado puro del verbo, es decir, solo denomina la acción, sin dar información acerca de la persona que la realiza ni del momento en que lo hace. Este es el único Modo que no se conjuga acompañado de una persona.

Tiene tres tiempos:

El también llamado Infinitivo, que constituye el nombre mismo de la acción. Por ejemplo: estudiar, correr y salir.

El Gerundio, que expresa la acción como si estuviera realizándose permanentemente. Por ejemplo: estudiando, corriendo y saliendo.

El Participio, que expresa la acción como si fuera un estado. Por ejemplo: estudiado, corrido y salido.

Indicativo

Este Modo es aquel en que se expresa con certeza que determinada persona realizó, realiza, realizará o realizaría determinada acción. Por ejemplo: yo estudiaba, él corre, nosotros saldremos.
Decimos que se expresa con certeza porque se trata de asegurar que las personas realizan las acciones, y no que dichas acciones serán posiblemente realizadas. Ahora, esta certeza de la acción puede ocurrir en distintos Tiempos.

En el Modo Indicativo existen cinco Tiempos:

El más conocido es el Presente, que indica que la acción se realiza en el mismo momento en que se expresa. Por ejemplo: Yo estudio, Él corre y Ellas salen.

Otro Tiempo en que se puede realizar la acción es el Pasado. Para expresar que la acción se realizó en el pasado, existen dos maneras:

Una es a través de un tiempo llamado Pretérito Perfecto Simple. Este indica que la acción se realizó en el Pasado, pero en un momento determinado del tiempo, que puede ser un día o un año, y que tiene un límite claro. Por ejemplo: Yo estudié dos horas, Tú corriste toda la tarde, Nosotros salimos ayer.
La otra forma de expresar una acción realizada en el Pasado es a través del Pretérito Imperfecto. Este también se refiere al Pasado, pero esta vez expresando que la acción se realizó en un tiempo no determinado en forma exacta. Por ejemplo: El año pasado, yo estudiaba más - Cuando eras chico, tú corrías a saludarme - Antes, ellos salían tarde del colegio.

El Tiempo llamado Futuro Imperfecto es aquel que expresa que la acción se realizará en el Futuro, sin importar si este Futuro sea cercano o lejano. Por ejemplo: Él estudiará medicina cuando sea grande - Vosotros correréis mañana - Ellos saldrán en una hora.

El Tiempo Condicional indica que la acción se va a realizar en el Futuro, después de que se cumpla una determinada condición; de ahí su nombre de Condicional. Es importante señalar que esto no se contrapone con lo dicho al comienzo en cuanto a que el Modo Indicativo incluye acciones que efectivamente se realizan, ya que en el Tiempo Condicional se expresa una acción que se realizará efectivamente, solo que con una condición de por medio. Por ejemplo; yo estudiaría si pudiera; él correría si se lo piden; ellas saldrían si dejara de llover.

Adj.


Adjetivos calificativos especiales

Hay adjetivos calificativos que no cambian su terminación para diferenciar si son masculinos o femeninos. Generalmente, estos terminan en ble, para el singular, y en bles, para el plural.
Te presentamos una lista de ellos:

amable terrible
agradable respetable inflable
apreciable

También podemos formar adjetivos calificativos a partir de algunas acciones. Observa estos ejemplos:
De soñar
soñadora
De limpiar
limpiadora
De hablar
hablador
Los gentilicios
Si un adjetivo calificativo nos indica el origen, raza o nacionalidad de un sustantivo, pasa a llamarse gentilicio. Por ejemplo:
Meiling es una
niña
china.



Sust.
Adj. gentilicio
En muchas ocasiones los adjetivos gentilicios pasan a cumplir la función sustantiva; esto sucede cuando no hay un sustantivo a su lado.
Si decimos:
El chileno admira a Pablo Neruda.
El gentilicio chileno cumple la función de sustantivo.
En cambio al decir:
El pueblo chileno admira a Pablo Neruda.
El gentilicio chileno es un adjetivo, porque nos determina la nacionalidad del sustantivo pueblo.
La mayoría de los gentilicios utiliza alguno de estos sufijos:
Sufijo
Ciudad o país
Gentilicio
- eco/- eca
Guatemala
Guatemalteco, guatemalteca
- ano/- ana
Curicó
Curicano, curicana
- eño/- eña
Calama
Calameño, calameña
- ino/- ina
Viña del Mar
Viñamarino, viñamarina
- eno/- ena
Chile
Chileno, chilena
- ense
Temuco
Temuquense
- és/- esa
Génova
Genovés, genovesa

Algunos gentilicios se forman de manera diferente:

Los habitantes de Valparaíso se denominan porteños.
Los de Dinamarca, daneses.
Los de Marruecos, marroquíes.
Los gentilicios nos indican pertenencia a una ciudad, país o región. Sin embargo, lo más importante es recordar que todos juntos formamos la raza humana, para hacer de este planeta un mundo mejor para todos.

Wednesday, November 23, 2005

Prefijos


Prefijos

Lee el siguiente texto:

subterráneo

Pasó la perrera y no dejó perrazo ni perrito suelto
En los tres sustantivos del ejemplo existe un lexema básico común, que hace que el significado de todos ellos se relacione con la clase "perro". Sin embargo, nos encontramos con un componente adicional, intercalado entre el lexema básico y el morfema de género. Este nuevo elemento afecta el significado de cada una de las palabras.

La primera de ellas (perrera) se le ha intercalado "er", y se refiere a la institución que retira de las calles los perros vagos. El "az" de la segunda (perrazo), convierte a nuestro perro en un ejemplar de gran tamaño. Por último, en el sustantivo "perrito", el "it" nos indica que se trata de un perro pequeño.

Estos elementos opcionales que agregan significado al lexema básico o lo modifican, también son lexemas, reciben el nombre de lexemas sufijos cuando se ubican a continuación del lexema básico. Y si se anteponen a éste, se llaman lexemas prefijos.

USOS DE LA B Y LA V


Uso de la b
1. En las combinaciones bl, br y mb como, por ejemplo, en las palabras: oblea, blanco, ebrio, broma, combate y embajada.
2. En la partícula aba con la que se construye el pretérito imperfecto de los verbos regulares de 1ª conjugación, terminados en AR. Por ejemplo, de amar, amabas; de conversar, conversábamos.
3. En los verbos terminado en bir, aber y eber, como, por ejemplo, recibir, caber y deber; y en sus conjugaciones correspondientes, por ejemplo, recibo, cabía y debemos. Son excepción a esta regla los verbos hervir, servir, vivir y precaver.
4. En las palabras que comienzan por bu, bur, bus, como, por ejemplo, bueno, burdo y búsqueda.
5. En las palabras que comienzan por ab, sub, y ob, seguidas de consonante, como absurdo, subsidio y obtener.
6. En las palabras terminadas en bilidad, bundo y bunda. Por ejemplo, responsabilidad, abunda y vagabundo. Se exceptúan las palabras civilidad y movilidad.
7. Antes de la combinación ui, como en las palabras atribuir y buitre.
8. En las mayoría de los sustantivos que llevan el sonido abo, como abogado, abono y nabo. Se exceptúan, entre otras, pavo, clavo y esclavo.



Uso de la v
1. En los adjetivos que finalizan en ava - ave - avo - eva - eve - evo - ivo - iva, como por ejemplo: eslava, grave, bravo, suave, leve, longevo, positivo, y cautiva.
2. En las palabras terminadas en vira, viro, ívora e ívoro, como Elvira y carnívoro. Se exceptúa la palabra víbora.
3. En las combinaciones bv - dv - nv, como en las palabras obvio, adviento e invierno.
4. En las formas verbales cuya primera persona singular termine en uve y en todas las conjugaciones siguientes, como estuve, estuvimos, estuvieran; anduve, anduviese, anduvieron.

Artículos




El artículo: compañero del sustantivo

Artículo es la palabra que acompaña al sustantivo y siempre va delante de él. El artículo cumple dos funciones con respecto al sustantivo:

Señala si el sustantivo es conocido o no.
Indica el género y el número del sustantivo.
Estas funciones nos permiten clasificar los artículos.
Clasificación

* Según el conocimiento del sustantivo, los artículos se clasifican en determinantes o definidos, e indeterminantes o indefinidos.
* Según el género que indican, pueden ser masculinos o femeninos; y según el número, singulares o plurales.
Determinantes o definidos
Se utilizan cuando el sustantivo es conocido. Los artículos determinantes o indefinidos son:

Veamos un ejemplo:
La casa tiene el techo rojo y las ventanas grandes.
El autor de la oración está hablando de casa, techo y ventanas conocidas por él.

Género
Los artículos determinantes o definidos nos indican género del sustantivo.
Un sustantivo es masculino si delante de él podemos colocar el artículo masculino el o los. Por ejemplo:
El árbitro; Los futbolistas
Un sustantivo es femenino si delante de él utilizamos el artículo femenino la o las. Por ejemplo:
La princesa ; Las canciones
Número
En cuanto al número, si el sustantivo se relaciona con la unidad, pondremos un artículo singular: el o la. Observa:
El alumno; La profesora
Si el sustantivo se refiere a varios, nuestro artículo plural para acompañarlo será los o las, dependiendo del género. Por ejemplo:
Los amigos; Las compañeras

El sustantivo y el artículo siempre concuerdan en género y número.
Atención

Existe un caso en que el artículo la se cambia por el. ¿Cuándo sucede?
Si el sustantivo femenino comienza por a o ha que sean tónicas. Observa:
alma; hada; águila

Estos sustantivos son femeninos, empiezan con a y en su sílaba se carga la voz, es decir, es tónica. Para que no se diga la alma, porque se juntan 2 vocales a, se cambia la por el. Queda así:
El alma; El hada; El águila
En este caso, se produce una excepción cuando nombramos la palabra hache.
Por ejemplo:
-Si no utilizas la hache en la palabra harina, cometerás un error ortográfico.
Los plurales de estas palabras toman el artículo femenino las. Entonces, escribimos:
Las almas; Las hada; Las águilas

Artículos indefinidos

Artículos indeterminantes o indefinidos
Cuando hablamos de algo no conocido o que no se puede identificar, utilizamos los artículos indeterminantes o indefinidos que son:

Cuando nos referimos a ese elemento por segunda vez , le colocamos artículos determinantes. Por ejemplo:
Una señora golpeó la puerta.
La señora llevaba una bolsa
Al principio no sabíamos quién era la señora, por eso decimos una. Después, como ya hablamos de ella, al comentar que llevaba una bolsa, utilizamos la.
Los artículos indeterminantes o indefinidos también concuerdan en género y número con el sustantivo.
Son artículos indeterminantes masculinos: un y unos. Los femeninos son: una y unas.
Por ejemplo:
Un personaje ; Unos pueblos (masculinos)
Una historia ; Unas leyendas (femeninos)
En referencia al número, son singulares: un y una. Los artículos indeterminantes plurales corresponden a: unos y unas.
Observa:
Un incendio; Una bomba (singulares)
Unos bomberos; Unas mangueras (plurales)

Cambio
Para los sustantivos femeninos que empiezan por a o ha tónicas, también se cambia el artículo indeterminante una por un, pero en el plural utilizamos unas.
Un alma ; Un hada; Un águila
Unas almas; Una hadas y; Unas águilas
Las contracciones
Cuando el artículo el va precedido de la preposición de o a, forma nuevas palabras conocidas como contracciones.

Al: Se forma al unir la preposición a y el artículo el.
No decimos: "Vamos a el campo".
Lo correcto es: "Vamos al campo".

Solamente queda preposición a y artículo el cuando el artículo forma parte de un nombre propio.
Por ejemplo:
Hay un restorán que se llama "El Marqués".
Lo correcto es decir: "Iremos a almorzar a El Marqués".
Del: Se forma al juntar la preposición de y el artículo el.
Incorrecto sería: "Arica es ciudad de el Norte"
Correcto es: "Arica es ciudad del Norte"

Igual que en el caso anterior, se produce una excepción si el va incluido en el sustantivo propio: "Don Luis llegó de El Romeral"

Pronombres personales

Los pronombres

El pronombre es una palabra que se utiliza para reemplazar al sustantivo. Esta es la principal diferencia que tiene con el adjetivo, ya que este último acompaña al sustantivo; en cambio el pronombre no lo acompaña, sino que lo reemplaza, va en vez de él Existen varias clases de pronombres, pero en esta oportunidad solo estudiaremos el pronombre personal, el demostrativo y el posesivo.

Personales

Los pronombres personales son aquellos que reemplazan sustantivos que se refieren a personas; son una manera de referirse a ellas sin nombrarlas, sin especificar el sustantivo que las identifica exactamente.

Para entenderlo mejor, analicemos un ejemplo. Podemos decir: "La peluquera vive al frente", o sencillamente: "Ella vive al frente". También, en vez de expresar: "Francisco es mi primo", podemos afirmar: "Él es mi primo". En ambos casos, en la primera oración estamos utilizando el sustantivo que identifica a la persona; en cambio en la segunda, nos estamos refiriendo a la misma persona, pero sin nombrarla directamente.

Es por esta razón que los pronombres varían su sentido según la circunstancia en que se los ocupe, y según la persona que habla. Por ejemplo, si Juanito habla de él mismo, dirá yo, pero si Marta habla de ella misma, también dirá yo. Si Marta le habla a Juanito, le dirá tú, y lo mismo hará Juanito si le habla a Marta.

Para cada persona gramatical, existe una serie de pronombres personales, según en que caso se encuentre la persona. Observa: si Pedro se refiere a él mismo, dirá yo; si cuenta que sufrió una caída, dirá "me caí"; si dice que algo es para él, no dirá "esto es para yo", sino "esto es para mí"; por último, si Pedro necesita decir a alguien que lo acompañe, no dirá "ven con yo", sino "ven conmigo". Estas cuatro posibilidades son las que aparecen en el siguiente cuadro, que incluye los pronombres personales para cada persona gramatical.


Demostrativos
Los pronombres demostrativos cumplen esta función, la de demostrar, pero lo hacen reemplazando al sustantivo teniendo en cuenta el lugar que ocupan con respecto a la persona que habla y a la que escucha. En este sentido se parecen a los adjetivos demostrativos, pero no los confundas, ya que los pronombres reemplazan al sustantivo y los adjetivos solo lo acompañan.
Por ejemplo:
Ese perro es más grande que este

La primera palabra de la oración es un adjetivo; lo sabemos porque acompaña al sustantivo perro. En cambio, la última palabra corresponde a un pronombre, ya que se refiere, sin nombrarlo directamente, a otro perro que está más cerca del que habla.

Gramatica

  • Los signos de puntuacion: la expresion de la escritura
    Los signos de puntuación (punto, punto y coma, etcétera) indican, en el lenguaje escrito, que se ha completado una idea o que ha finalizado una oración. En el lenguaje oral, indicamos lo mismo haciendo una pausa antes de seguir hablando. Si hablamos de corrido, sin detenernos jamás o escribimos sin puntos ni comas, es difícil entender lo que queremos decir.
    Observa los siguiente ejemplo:
    Este texto, tal como está escrito, resulta difícil de interpretar. Intentemos averiguar su sentido:

    · Primer intento:
    Me gusta la playa, la montaña, la ciudad./
    No me gusta el campo./ (dos oraciones)

    · Segundo intento:
    Me gusta la playa, la montaña; /
    la ciudad, no. /
    Me agrada el campo./ (tres oraciones).

    ¿Ves la diferencia que pueden producir los signos de puntuación en el significado de nuestros mensajes? Obsérvalos con atención en los textos que a menudo lees, y aprende a usarlos en tus escritos.

  • Ah... ¿Ah?....¡Ah!
    Los signos de puntuación también son útiles para expresar la actitud, la intención o el estado de ánimo con que decimos algo.

  • En el lenguaje oral, las inflexiones de la voz nos informan sobre las emociones del hablante, el grado de seguridad con que se expresa, su posición, etcétera. Mientras que cuando leemos algo escrito, desaparecen estas pistas y es necesario reemplazarlas por otras señales.
    Sigue cuidadosamente las instrucciones; camina con lentitud; no pises el pasto.
    En cada secuencia (A, B y C), hay una cadena de tres oraciones. En el texto A se dan los siguientes tipos de oración:
    Declarativa; interrogativa; exclamativa.
    En el texto B, las oraciones son:
    Declarativa; exclamativa; interrogativa.
    En el texto C, todas las oraciones son imperativas.

    Las oraciones declarativas se emplean para afirmar o negar algo.
    Las oraciones exclamativas expresan sorpresa, admiración, entusiasmo. Nos permiten advertir que el hablante siente una emoción que se manifiesta en el tono de su voz.
    Mediante las oraciones interrogativas expresamos duda, deseos de saber algo y a veces, incredulidad.


Las oraciones imperativas se usan para dar órdenes y entregar instrucciones.
Los signos de exclamación (¡!) y de interrogación (¿?) representan, en la comunicación escrita, las actitudes exclamativas e interrogativas. Es muy importante que los uses cuando escribas y leas, pues tus lectores u oyentes no tendrán dificultad para comprender, ni resultará una actividad inexpresiva o tediosa.

Recuerda que:
Los límites de cada oración están demarcados por los siguientes signos de puntuación: punto (.), punto y coma (;), signos de exclamación (¡!), signos de interrogación (¿?). También puede indicarse el término de una oración mediante palabras como "y" u "o".
Respetar los signos de puntuación es muy importante, cuando lees o representas un diálogo. ¿Te imaginas lo que ocurriría si los actores de una obra de teatro jamás hicieran pausas ni inflexiones de la voz?
Los signos de puntuación, también, sirven para indicar las pausas e inflexiones de la voz que se producen en la comunicación oral.

Sujeto y Predicado

El perro y su dueño andan en bicicleta

Sujeto y predicado: elementos de la oración

La oración: "La nave espacial se posó sobre la colina", es una proposición. Su primer miembro, "La nave espacial", indica aquello de lo se va a decir algo. Mientras que el segundo miembro ,"se posó sobre la colina", es lo que se dice de la nave espacial.
Fíjate en las siguientes proposiciones:
SUJETO:
El mendigo
La amabilidad
Marcela y Francisco
La botella misteriosa
Los cinco jinetes del viento

PREDICADO:
vestía un pantalón raído.
no cuesta dinero.
se asustaron con el temblor.
fue arrastrada por las olas.
cabalgaron hacia el horizonte.

En los cinco ejemplos anteriores, se nombran personas, objetos o cualidades (Sujeto) y se dice alguna cosa de ellos: la forma de vestir, lo que significan, lo que sienten, lo que les pasa, lo que hacen (Predicado).

SUJETO : MIEMBRO DE LA ORACIÓN DEL QUE SE DICE ALGO.
PREDICADO: LO QUE SE DICE DEL SUJETO.


El sujeto puede estar ubicado al inicio de la oración o en cualquier otra posición dentro de ella.
Observa con atención:
¿De quién se dice algo? De "los hombres-rana" (Sujeto).
¿Qué se dice de ellos? Que "encontraron el barco sumergido en el fondo del mar muchos años después" (Predicado).

Cuando el sujeto se ubica al medio de la oración, el predicado queda partido en dos segmentos:
Veamos otros ejemplos: Sujeto Predicado
No olvides que :
AL CAMBIAR EL SUJETO DE POSICIÓN, NO CAMBIA SU CONDICIÓN DE SUJETO.

Organización Interna del Sujeto:
El Sujeto está formado por un elemento principal llamado núcleo, que puede ir acompañado de otras palabras o frases que lo determinan. El núcleo es indispensable, sin él no hay sujeto. Los determinantes, en cambio, no siempre están presentes: son opcionales.
Ejemplos:
( Det.= Determinante; N= Núcleo)
  • EL NÚCLEO ES EL UNICO ELEMENTO CONSTANTE DEL SUJETO.
  • UN SUJETO PUEDE TENER MÁS DE UN NÚCLEO.
  • LOS DETERMINANTES DEL NÚCLEO NO SIEMPRE ESTÁN PRESENTES.

    El núcleo del sujeto cumple siempre una función sustantiva (F. Sust.).
    La función sustantiva corresponde por lo general a la palabra sustantivo.

    La palabra sustantivo:
    En la novela "Cien Años de Soledad" (Gabriel García Márquez) se dice, refiriéndose a una época remota, "En aquellos tiempos, las cosas carecían de nombre y para indicarlas, había que señalarlas con el dedo".Esta afirmación nos permite comprender la importancia de contar con palabras que faciliten asignarle un nombre a las cosas. Cada vez que nombramos algo, usamos un sustantivo. Lee los siguientes ejemplos:
    Sobre el mar, vuelan las gaviotas.
    El amor nos hace ser generosos.
    Mauricio estudia en su pieza.
    Todas las palabras en negrita son sustantivos. Con ellas hemos nombrado un elemento del paisaje (el mar); un ave (gaviota); un sentimiento (amor) y le hemos dado nombre propio a una persona (Mauricio).
    En realidad, los seres humanos le asignamos nombre a todo lo que está a nuestro alrededor. Sentimos la necesidad de nombrar las cosas para diferenciarlas. Cada vez que conocemos algo nuevo, preguntamos ¿Cómo se llama? Y cuando sabemos su nombre nos parece más cercano y familiar .
    Organización interna del predicado
    Al igual que el Sujeto, el Predicado tiene un elemento central y constante, llamado núcleo del predicado. En forma opcional, éste puede estar acompañado de determinantes. Veamos algunos ejemplos:

    El núcleo del predicado indica lo que hace, dice, siente o piensa el sujeto. Cumple siempre la función verbal, mediante la palabra verbo.
    Los verbos expresan acción, sentimientos, estados y existencia respecto de distintas personas y tiempos. Algunos verbos son: Cantar, sufrir, jugar, hacer, etcétera.

    De todo lo aprendido no puedes olvidar:
    La proposición es una oración que consta de Sujeto y Predicado.
    El Sujeto y el Predicado están siempre formados por un elemento central y constante, llamado núcleo.
    El núcleo del sujeto cumple la función sustantiva, y el núcleo del predicado cumple la función verbal.
    Tanto el núcleo del sujeto como el del predicado pueden estar acompañados por determinantes.
  • Para mas información sobre gramática y ortografía visite el sitio web: www.icarito.cl